¡CUIDADO! Practicar Ashtanga Yoga puede cambiar tu vida.

Quizás suene un poco a titular sensacionalista, pero es real. Practicar Ashtanga Yoga puede cambiar tu vida. Puede que te conviertas en una persona más completa, puede ser que termines conociéndote más profundamente, incluso puede ser que consigas verte sin juzgarte.

Puede ser que te sientas en paz, contigo misma/o y con el mundo. Puede que aprendas a trascender las preocupaciones así como las euforias momentáneas. Puede que afrontes tus miedos uno por uno, poco a poco. Puede ser que aprendas a tolerar la frustración. Incluso quizás, algún día, sientas la felicidad que es inherente a tu propio ser.

Puede ser que te hagas daño, y aprendas con ello a no correr demasiado, a tomar las cosas con calma y a aceptar lo que sea que venga porque eso será lo que te toque vivir. Quizás te frustres mucho algún día porque no consigues agarrarte tú sola/o en Marichasana D, y con ello aprendas a dejar ir, la práctica de hoy, termina hoy, la de mañana será totalmente diferente, igual que lo fue la de ayer.

Tal vez aprendas también lo que significa el desapego, y veas con claridad que no es saludable sentir apego por cosas, sensaciones, personas… Etc. Puede que se abran partes de tu cuerpo que desbloqueen algún trauma, puede que rias, llores o pases por algún momento de catarsis.

Quizás empieces a confiar en el Universo, o en alguna otra cosa que te resuene. Igual también te empiezan a encajar conceptos que antes rechazabas, y te sientas más ligera/o porque no vives con tantos prejuicios.

Puede ser que empieces a entender en profundidad palabras como “respeto”, “amor” o “disciplina”. Y tal vez empieces a meditar y a conocerte con la mente vacía. Quizás desaprendas algunos patrones de conducta o pensamiento que te están contaminando.

O quizás no, quizás no ocurre nada de eso, puede ser, pero aún no he conocido a ninguna persona a la que practicar Ashtanga Yoga de manera continuada no le haya cambiado la vida de alguna manera. Así que si estás pensando en empezar a practicar ve con cuidado, estate alerta y ábrete… Quizás tengas ante ti la oportunidad de convertirte en una versión más bonita aún de ti misma/o.